Superior

Las Merindades de Burgos: Sotoscueva y Valle de Losa

La provincia de Burgos ofrece muchas posibilidades turísticas además de la de su famosa capital. Una de sus atractivos es visitar la comarca de las Merindades en el noroeste de la provincia. Las Merindades de Burgos: Sotoscueva y Valle de Losa son una parte destacada de esta interesante e histórica comarca. Una zona que recorren el Ebro y sus afluentes (con fuertes conexiones, junto al valle de Mena, con el país vasco). Delimitadas a su vez por montañas, que nos abren hacia el norte el paso al mar, estas tierras nos proporcionan lugares tranquilos  y plácidos  recovecos en los que disfrutar de unos días agradables.

 

Sitios que no deben dejarse pasar

La Ermita de San Pantaleón de Losa está ubicada en un impresionante promontorio, desde el que se puede observar una vista panorámica espectacular sobre el valle de Losa. Es una ermita muy especial y reconocida dentro del románico burgalés. Se llega a ella, con facilidad, desde Quincoces de Yuso, tras ascender hasta el promontorio por un estrecho y bello camino que pasa por el pueblo de San Pantaleón de Losa. Los motivos de su fachada, en particular la figura del “atlante”, sugieren elementos esotéricos que han intrigado a los visitantes durante siglos, y contribuyen a realzar el carácter algo mágico o especial que impregna el lugar.

Ermita de San Pantaleón de Losa, ubicada en un promontorio espectacular del Valle de Losa. Una de las atracciones de las merindades de Burgos

San Pantaleón de Losa                                                                                                                  Foto: Aurelio Fernández

Ojo Guareña: En este lugar puedes visitar las cuevas que constituyen uno de los mayores conjuntos kársticos de España,  pueden visitarse en distintos itinerarios de corto y largo recorrido. Además, la entrada a la Cueva se encuentra al lado de las Ermitas de San Tirso y San Bernabé, que están excavadas en parte baja central del frente de roca al que se accede por la Cueva.

Ermita de Ojo Guareña, uno de los lugares emblemáticos de las Merindades de Burgos

Las Merindades de Burgos: Ojo Guareña                                                                            Foto: Aurelio Fernández

Espinosa de los Monteros: Es el centro neurálgico de toda la zona y una buena base de operaciones. Por ejemplo, desde Espinosa salen numerosas rutas senderistas por los montes cercanos y existen muchas posibilidades de practicar distintos deportes, en especial deportes de invierno. Espinosa tiene, además, un rico patrimonio cultural: Ayuntamiento, Torre de los Monteros, Palacio de Chiloeches.

Una ruta senderista recomendable para recorrer las Merindades de Burgos

La ruta de los sentidos: Gran Ruta GR-85. Es una ruta de 166 kilómetros que se inicia en Villasana de Mena (Valle de Mena) y finaliza en Puentedey.  Está estructurada en nueve etapas, de dificultad variable,  en la que se combinan paísajes naturales con pueblos y monumentos de interés. Pasa, entre otros sitios,  por Castrobarto, Quincoces de Yuso, Frias, y Trespaderne.

http://www.terranostrum.es/senderismo/sendero-la-ruta-de-los-sentidos-gr-85

 

Si quieres ampliar la visita, puedes acercarte a:

Oña. Puedes ver un paisaje especialmente bonito, si accedes a Oña desde el desfiladero de la Horadada. Esta ciudad, que encierra mucha historia castellana, alberga  en su centro histórico el Monasterio de San Salvador de Oña. Fundado por el conde castellano Sancho García en el siglo XI, es destacable la belleza arquitectónica de este monasterio. Por ello, no es casualidad que en esta ciudad, y en este monasterio en particular, se acogiera una de las ediciones de” las Ciudades del Hombre”. Por otra parte,  dada la riqueza de contenidos en su interior, es recomendable apuntarse a una visita guiada. Destacamos especialmente: los panteones reales y condales, el Claustro de los caballeros, y la talla románica del Cristo de Oña.

Monasterio de Oña desde la Plaza

Oña – Monasterio

Frias, otra de las localidades más visitadas de las merindades de Burgos. En un enclave muy estratégico cercano al Ebro. Vale la pena ver su puente medieval, sus casas colgantes, la Iglesia de San Vicente Mártir y San Sebástián.

Poza de la Sal, cercana a Frias y Oña, es  famosa desde tiempo inmemorial por sus salinas. Tiene una muralla bastante bien conservada y un castillo y casco histórico de interés.

Comments are closed.