Superior

Sorolla. Museos en Madrid

Sorolla

Joaquín Sorolla y Bastida (Valencia, 1863 – Madrid 1923), es, probablemente, uno de los autores más admirados de la pintura española y uno de los que mayor proyección internacional cosechó en su momento.
Hay que decir, además, que su arte, en muchos sentidos único, consiguió un merecido reconocimiento en vida, lo que hace de él un caso todavía mas especial.
Su trayectoria artística tiene cuatro etapas bien diferenciadas de las que encontraremos interesantes ejemplos en nuestra visita al museo:

  1. La etapa de formación, académica, de pincelada precisa y de temas clásicos (religiosos, de exaltación histórica, paisajes).
  2. La etapa de consolidación con dos temáticas muy definidas: el costumbrismo y la denuncia social.
  3. La etapa de culminación, sin duda la que nos ha dejado las obras más emblemáticas del artista y en la que plasma un conocimiento de la luz y un tratamiento de la pincelada que le hacen único y realmente especial.
  4. La etapa final, marcada muy especialmente por la serie de cuadros encargados por la Hispanic Society of America para retratar su visión de España, una visión que lejos de ser tópica nos muestra una España desconocida y tremendamente genuina.

La visita al Museo Sorolla

En pleno centro de Madrid, rodeado de calles ruidosas, ajetreo y tráfico, se encuentra este remanso de paz que constituye la que fuera residencia de Joaquín Sorolla y su familia en la capital. Su visita es obligada, no sólo por la importancia de la obra que alberga, sino también por el buen sabor de boca que nos deja.
Como un superviviente arquitectónico de la zona, en el número 37 de la calle General Martínez Campos se yergue este bonito palacete de tres plantas que habitó la familia Sorolla desde finales de 1911 y en el queda patente la intención del pintor de utilizarlo como residencia pero también como un espacio de trabajo organizado entorno a tres estudios encadenados accesibles todos ellos desde el jardín.

El museo fue creado por su viuda, Clotilde García del Castillo, quien donó al estado español todos sus bienes con el fin de favorecer su fundación. A la muerte de Clotilde, el estado se hace depositario de dicha herencia y el museo abre sus puertas en 1932 con el hijo mayor de la pareja como director.

Es precisamente su hijo, Joaquín Sorolla García, quien dotará al museo de nuevos fondos al hacer la donación de su propia herencia e incorporándola al resto de la colección.

La colección

Podemos contemplar en nuestra visita la mayoría de los objetos que el pintor reunió en vida, predominando, por supuesto, su propia obra tanto en pintura como en dibujo, configurando la colección más representativa y numerosa que se conserva de Sorolla ya que además de los bienes que cedió la propia familia, la muestra se ha visto incrementada con adquisiciones posteriores realizadas por el estado español.

Piezas destacadas que podremos contemplar son “Trata de blancas”, “Madre”, “Paseo a la orilla del mar”, “La siesta”,  algunas pinturas preparativas para los murales de la Hispanic Society de New York, y un largo etcétera que abarca representaciones de todas sus etapas creativas.

Estudio de Joaquín Sorolla

Vista de la mesa de trabajo

Estudio de Joaquín Sorolla

El estudio

Pinceles de Sorolla

Tarros con los pinceles

Estudio de Joaquín Sorolla

Estudio principal

Acceso al Museo Sorolla

Acceso desde la calle

Jardín del Museo Sorolla

Vista del jardín

Fachada principal del Museo Sorolla

Fachada interior


Hay, además de las numerosas obras del artista, otros objetos que también merecen nuestra atención: esculturas de Rodin o de Mariano Benlliure, tallas religiosas castellanas y alemanas; objetos arqueológicos de época romana y árabe; pinturas de Fortuny, de John Singer Sargent y de José de Ribera; una interesantísima colección de cerámica tradicional y antigua proveniente de diversos puntos de la península y en especial de su tierra, Valencia.

El jardín del museo

Una de las recomendaciones de la visita es la de detenerse unos minutos en la contemplación del jardín, no solo por las pequeñas obras escultóricas que lo pueblan o por todo el trabajo de alicatado que realizó su contemporáneo Daniel Zuloaga, sino también por el apreciar el sonido omnipresente del agua en sus fuentes, el olor del naranjo, tan evocadores del pasado árabe, y la calma que se respira.

Datos de interés:

Horario:

De martes a sábado: de 9:30 a 20:00 h. ininterrumpido

Domingo y festivos: de 10:00 a 15:00 h.

Cerrado: todos los lunes del año, 1 de enero, 1 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre, y dos festivos locales.

Entrada gratuita:
Sábados de 14:00 a 20:00 y todos los domingos

Dirección: General Martínez Campos, 37. 28010 – Madrid

Teléfono: (00 34) 91 3101584
Fax: (00 34) 91 3085925
Correo electrónico: museo.sorolla@mecd.es

No comments yet.

Deja un comentario