Superior

Piazza della Signoria, Florencia

La  Piazza della Signoria es el verdadero corazón de la antigua Florencia: el centro del poder civil, representado por el Palazzo Vecchio y el marco único para la vida social de la ciudad. Su posición en el plano la sitúa a medio camino entre la Piazza del Duomo y el Ponte Vecchio, el precioso puente sobre el Arno.

Su urbanización está documentada desde época romana aunque los restos hallados sitúan su poblamiento desde época neolítica, con lo que estaríamos hablando del verdadero núcleo fundacional de Florencia.

La fisonomía con la que la conocemos actualmente se remonta al siglo XIII aunque no tiene una verdadera cohesión urbanística hasta que se construye el palacio y se pavimenta el suelo de la Piazza della Signoria, el lugar de encuentro político y social sirviendo de réplica a la Piazza del Duomo, centro de la vida religiosa. El cielo frente a la tierra.

Además de punto de encuentro de los poderes y estamentos terrenales, la plaza fue también lugar de ejecuciones, en especial la de Savonarola, el monje que llamaba a los florentinos a purificarse y que clamaba contra la corrupción y el pecado mientras mandaba a la hoguera instalada en la misma plaza todos los objetos, libros, pinturas o trajes que consideraba injuriosos, escribiendo una de las páginas mas negras de la historia de Florencia y, por ende, de esta plaza.
La Piazza della Signoria viene definida por tres elementos clave: el Palazzo Vecchio, la loggia de la Signoría y los diversos grupos escultóricos.

El Palazzo Vecchio

Cosme I instala aquí la sede de su poder en 1540. La elección no es trivial, ya que lo hace en el mismo edificio que había sido el centro del poder republicano anterior escenificando así su enorme poder en la ciudad.

Aunque se respetó la estética exterior claramente medieval y con aspecto de fortaleza, Cosme I reconstruye todo su interior. Lo hace de la mano de Vasari que cuenta para ello con un completísimo equipo de artistas entre los que estaban lo más granado del renacimiento florentino. A esta remodelación se deben las suntuosas estancias de Los Elementi y de Leon X, el gabinete de Francisco I y las lujosas dependencias del tesorero de Cosme I.

El aspecto exterior viene marcado por una prominente torre de 95 metros de altura con balconada conocida como Torre di Arnolfo (por Arnolfo di Cambio su constructor).

Loggia della Signoria

A la derecha de la Piazza della Signoría y también conocida como “de los Lanzi”, es una galería exenta en tres de sus lados, tremendamente luminosa, soportada sobre tres grandes arcos ojivales, edificada para albergar determinadas ceremonias civiles y espacio en el que dirimir disputas de tipo comercial.

Con el tiempo pasó a ser taller de escultura y, más adelante, un museo en si misma. Cabe destacar el precioso Perseo, en bronce, obra de Benvenuto Cellini y el Rapto de las Sabinas, de preciosa plasticidad, obra de Giambologna.

Las esculturas de la Piazza della Signoria

Capítulo aparte merecen los distintos grupos escultóricos de la Piazza della Sigmoria, obras de arte que han trascendido su función de adorno público. Tanto es así que muchas de sus estatuas fueron sustituidas por copias dado su enorme valor. Ello ocurre con Judith y Olofernes, de Donatello (hoy en el Palazzo Vecchio) y el David de Miguel Angel (el original en la Galleria della Accademia) que quiso venir a representar de una forma sublime el poder del pueblo frente al tirano.

Palazzo Vecchio, Piazza della Signoria

Palazzo Vecchio

Estatua ecuestre de Cosme I, Piazza della Signoria

Estatua ecuestre de Cosme I

El Neptuno, Piazza della Signoria

El Neptuno

Estatuas del Palazzo Vecchio, Piazza della Signoria

Estatuas del Palazzo Vecchio

Perseo, Piazza della Signoria

Perseo, de Cellini

El Marzocco, Piazza della Signoria

Marzocco

Torre de Arnolfo, Piazza della Signoria

Torre de Arnolfo

Salida hacia el Ponte Vecchio desde la Piazza della Signoria

Salida hacia el Ponte Vecchio

Otro grupo escultórico es Hércules y Caco de Baccio Bandinelli, junto al David, por el que su autor se ganó ( ya aún perdura) el apelativo de “envidioso” al tratar de imitar la obra de Miguel Angel (sin lograrlo) y, por supuesto, la estatua ecuestre que preside la plaza y que representa a Cosme I,obra en bronce de Giambologna.

Hay que destacar La Fuente de Neptuno, de Bartolomeo Ammannati (en la que colaboró el mencionado Giambologna, entre otros) que tiene como curiosidad el ser la primera fuente pública que se construyó en Florencia. Se trata de una obra de mármol cuyo Neptuno en color blanquísimo, le ha hecho ganar el mote de “biancone”.

La visita por esta ciudad debe continuar ahora hacia la Galleria de los Uffizi y, mas allá de sus arcadas, hacia el río Arno, que cruzaremos por el Ponte Vecchio.

Enlaces de interés
Entrada de la Wikipedia sobre Florencia.
Lee nuestra entrada sobre la Piazza del Duomo.

No comments yet.

Deja un comentario